PERFILES

Introduce un texto aquí...

LA SALIDA DE UN GRANDE CON HUMILDAD 

Por Lucio Corbeletto

No todos los cuentos tienen final feliz. Uno siempre imagina el escenario ideal para despedirse de algo o alguien, pero hay que entender que no siempre es así. Y así los hinchas como espectadores de película que buscan ese desenlace de film ideal, nunca pensaron que el último día de Lisandro vistiendo la camiseta de Racing llegaría a su fin.

"Para mí no es un día triste, porque me voy con mucha tranquilidad de haber dejado todo", declaró Lisandro en plena conferencia de prensa antes de quebrar en llanto. Es un día triste para todos, menos para él. Triste porque quedaran en la memoria esos recuerdos inolvidables, como aquella chilena sobre el final del partido para enmudecer un estadio inmerso en un humo de bengalas al rojo vivo o esa larga corrida, repitiendo escenario, para pasar de largo al arquero y asistir a uno de los juveniles surgido de las inferiores. Sin embargo, Lisandro no fue solamente un simple goleador, Licha fue hasta el día de hoy uno de los mejores experimentos del laboratorio Tita Mattiusi. Con 75 goles en 213 encuentros, es el jugador con más tantos en el último medio siglo en Racing y el segundo con más partidos jugados después de Diego Milito. Referente fuera de la cancha, como pocos, con la humildad que siempre lo caracteriza, habiendo ostentado un gran paso por Europa y vistiendo la camiseta de Lyon y Porto, clubes en los cuales le tocó salir campeón y ser figura. Teniendo como costumbre, ir a pescar a su pueblo, para así no tener la presencia de ninguno más que de su familia, amigos y vecinos conocidos antes de que decidiera ser jugador profesional.


Hoy Lisandro ya no se mostraba como un jugador, se encontraba vestido como una persona más. Con camisa y alpargatas, sin medias, para que quien pudiese vea su tobillo en el que lleva tatuada la fecha en la que debutó en la primera de Racing, 14 de junio de 2003. Parece hace muy poco cuando veíamos a aquel Lisandro de apenas 20 años vistiendo la camiseta de la academia y convirtiendo tantos importantes en clásicos y vaticinando el gran delantero que se proyectaba. Esos años pasaron y aunque los hinchas seguimos pensando que continúa siendo de esos jugadores fundamentales que necesita el equipo y deja todo en cada pelota, para él esos tiempos ya pasaron y por eso decide dar un paso al costado.

Lo que hace aún más desgarrador el anuncio de su salida, es el no poder despedirlo envuelto en el cariño de todos los hinchas desde las tribunas como le pudimos agradecer, dos años atrás, aquella noche luego del partido frente a Defensa y Justicia, por cumplir su sueño y el de todos los hinchas. Imaginar un Racing sin él, será de las tareas más difíciles. Es el fin del ídolo en el club de sus amores, es un final de un capítulo más en Racing, de un capítulo que nadie quería ver terminar, pero que debemos aceptar y sobre todo dar las gracias.


EL JUGADOR QUE SE RIE DE LOS DESAFÍOS

Por Lucio Corbeletto

"Me cuesta hablar de mis cualidades o describirme como jugador, porque me da pudor", decía Rodrigo De Paul en el año de su debut en una entrevista con El Gráfico. Ignacio Santos, gerente de fútbol amateur de Racing Club hace mas de 6 años, cuenta como era Rodrigo en las inferiores del club: "Era un atorrante bárbaro, encarador y gambeteador como lo ves ahora. También era de los mas extrovertidos en el club, como varios de los juveniles del interior eran tímidos el trataba de incluirlos desde su verborragia y empatía". En las divisiones inferiores siempre se destacó en la posición de enganche, aunque una vez en primera tuvo que acoplarse como volante por derech

Rodrigo tuvo como pasión al futbol desde muy chico, ya a los 3 años iba al club Belgrano de Sarandí que quedaba a tan solo 3 cuadras de su hogar en donde vivía con su madre y su hermano. "Fue mi abuelo quien me llevaba siempre a la cancha, mi mamá (Mónica) laburaba y no podía", cuenta De Paul acerca de su abuelo, Osvaldo, persona a la cual le tiene mucho afecto y recuerda en cada gol que hace al besarse el tatuaje de la fecha de su fallecimiento que tiene en su muñeca.

Luis Zubeldía era el director técnico de Racing en el 2013 y fue quien depositó su confianza en Rodrigo De Paul entre tantos otros juveniles que también subieron de categoría con dicho entrenador, como Luciano Vietto, Ricardo Centurión o Valentín Viola. El 10 febrero de 2013 será una fecha que el volante de Sarandí que ahora viste la camiseta de la selección nacional mayor no olvidará, ya que fue cuando entró por Mauro Camoranesi para jugar sus primeros minutos en primera, frente a Atlético de Rafaela en Santa Fe. El resultado no fue el esperado debido a que la academia terminó perdiendo 3-0 en su primer partido por el Torneo Inicial 2013.

Tras algunos partidos jugados para el conjunto de Avellaneda, De Paul fue ganando protagonismo en el equipo titular hasta que tuvo la valentía de vestir el dorsal número 10 que antes sabía usar el enganche colombiano de gran talento, Giovanni Moreno. Jugó la Copa Sudamericana 2013, torneo internacional el cual Racing no participaba hace varios años, quedando afuera con Lanús en octavos de final.

Su gran paso en la academia, hizo despertar la atención en el Valencia y fue así como el conjunto andaluz compró su pase por alrededor de 4 millones de euros. Su debut no fue nuevamente el esperado, en dicho club. Valencia visitaba al Sevilla para jugar la primera fecha de la Liga española. A los 22 minutos del segundo tiempo, con el marcador en contra por la mínima, De Paul es expulsado por un codazo a un jugador del Sevilla, al minuto de haber ingresado. Siendo este el record de La Liga del jugador debutante expulsado de manera mas rápida en un partido. La sanción por dicha expulsión, derivó en cuatro partidos de suspensión para el mediocampista argentino. Sin embargo, De Paul supo reivindicarse y logró clasificar a la UEFA Champions League con el Valencia en el 2015.

Año siguiente decide volver a la Argentina al club que lo forjó como jugador profesional. Allí con Facundo Sava como director técnico, marcó su primer gol tras su regreso en el primer partido de fase de grupos por Copa Libertadores frente a Bolivar en el Cilindro. No tuvo mucha estadía en el club, y a menos del año se exilia devuelta a Europa, donde es recibido por el Udinese, equipo con el cual firmó contrato hasta 2021.

Para De Paul era un nuevo desafío adaptarse al futbol italiano, luego de jugar en dos ligas tan contrastadas como la argentina y la española. Sin embargo, no titubeo a la hora de usar la camiseta con el dorsal 10 que antes llevaba el histórico Di Natale, media punta que alcanzó a jugar más de 10 años con el equipo italiano. El Udi parece ser su zona de confort, ya que lleva más de 3 años allí y actualmente comparte plantel con el también egresado de la pensión Tita Mattiusi, Juan Musso.

Fue después del Mundial de Rusia que la Argentina replanteo su rumbo como proyecto a futuro, en cuanto a jugadores, cuerpo técnico e identidad. La llegada del entrenador de juveniles del seleccionado, Lionel Scaloni, significó una refundación del conjunto albiceleste. Dentro de esa reconstrucción del plantel, De Paul fue uno de los apuntados para aportar en el mediocampo argentino. Su debut fue en un amistoso disputado en octubre frente a Irak en Arabia Saudita, en donde el seleccionado argentino superó por 4-0 al conjunto mesopotámico. Rodrigo se fue ganando su lugar en la renovada selección mayor, con el correr de los partidos amistosos que se fueron disputando. Es por eso que Scaloni a la hora de armar la lista de convocados para disputar la Copa América no dudo en tenerlo en cuenta.

En el primer partido de grupos frente a Colombia tuvo que reemplazar a Ángel Di María en el segundo tiempo. Con algunos minutos en juego pudo demostrar sus habilidades dúctiles para desbordar de a ratos a la defensa cafetera. Así se ganó la titularidad frente a Paraguay y Qatar, los restantes partidos de fase de grupos. Llegó el momento de enfrentar a Venezuela en el Maracaná para meterse entre los cuatro mejores del continente. Rodrigo, de gran partido, supo mantener la posición del balón en mediocampo argentino junto con Leandro Paredes, además de presionar constantemente a los defensores de la vinotinto. El segundo gol del seleccionado, marcado por Lo Celso, tiene origen en el volante del Udinese que recupera la pelota tras un quite en la banda derecha y avanza con el balón hasta entregarle la pelota a Agüero.

Luego de asegurarse la clasificación a semifinales frente al anfitrión, De Paul recorrió la zona mixta donde fue entrevistado por el periodista Marcelo Benedetto: "Hasta hoy, es el partido más importante de mi carrera. Dejame agradecerle a estos cuatro monstruos que son Nico, Leo, Kun y fideo mientras que muchos le tiran y tiran, ellos están dejando todo por esta selección para darle un alegría a la gente". Antes de finalizar la segunda oración, Benedetto aleja el micrófono del entrevistado para llamar a Sergio Agüero por su sobrenombre de forma exclamativa y chillona interrumpiendo de manera poco profesional la entrevista. Sin embargo, el volante terminó de dar su testimonio y se retiró.

"Sinceramente nunca pensé en que Rodri pudiese alcanzar este gran rendimiento que tuvo con la selección en esta Copa América. Ahora que se ganó su lugar en el equipo se que va a poder mantenerse porque el no es de esos jugadores que les falte personalidad a la hora de jugar por cosas importantes", destacaba el gerente de futbol amateur de Racing que aún sigue manteniendo un vínculo cercano con él. De Paul, con su carisma y personalidad logra anteponerse a cualquier desafío en su carrera profesional.